GABINETE PEDAGOGICO EN LANZAROTE

Mª ISABEL RODRÍGUEZ

EN TIEMPO DE COVID-19 TRABAJAMOS ONLINE + PRESENCIAL

Mi Blog

Blog

view:  full / summary

CÓMO REACCIÓNAR ANTE EL FRACASO ESCOLAR

Posted on June 17, 2012 at 5:28 PM Comments comments (360)
Dentro del sistema de enseñanza actual la eficacia o el fracaso escolar, es un problema de suma importancia. Donde la situación de fracaso acarrea una serie de problemas y tensiones emocionales que repercuten en el desarrollo personal e, incluso, pueden llevar a una deficiente integración social. Por desgracia, cada vez está más de moda suspender y no aprobar, ello se comprueba al final de cada evaluación porque es frecuente escuchar:  -¿cuántas te quedaron?; cuando en antaño, la pregunta era: -¿te quedó alguna?
                                               
Ante los suspensos, lo primero que deben hacer los progenitores es analizar con el estudiante las causas que han llevado a esas calificaciones. Este paso es esencial para buscar las posibles soluciones a la situación de fracaso escolar. Lo más común es darles una “regañina” o ponerles un castigo para que sea responsable de sus actos. Si se decide imponer una sanción, es fundamental que haya acuerdo entre los dos progenitores y no levantar el castigo antes del tiempo previsto para no perder la autoridad ante el estudiante. Debe haber coherencia entre la naturaleza de la sanción y el motivo por el que se impone, hay que evitar castigar con la privación de cosas positivas. Castigar a un estudiante sin practicar su deporte favorito por un suspenso tiene menos lógica que obligarle a estudiar durante un tiempo determinado. El objetivo del mismo, debe ser que el alumno adquiera sentido de la responsabilidad y entienda que hay que afrontar las consecuencias de sus actos inadecuados.
 
 
No obstante, el castigo no soluciona el fracaso escolar. El motivo del mismo, puede ser por una situación pasajera debido a posibles problemas psicológicos, inmadurez o falta de capacidades cognitivas (memoria, razonamiento, atención,…) U otras veces, la situación puede ser permanente y perturbadora. Por lo que, en un caso o en el otro se requiere de analizar detalladamente a qué puede ser debido:
 
 
Deberíamos analizar en primer lugar, el ambiente familiar, puesto que los niños necesitan un ambiente familiar rico en estímulos, donde capten una verdadera implicación de la familia en su vida escolar.
 
 
En segundo lugar, la autoestima, porque muchas veces las malas calificaciones esconden una baja autoestima en los niños. Si sienten que no son capaces de alcanzar las metas que se proponen, será difícil que las logren. Por lo que es muy importante que cuidemos el concepto que tienen de ellos mismos y que les devolvamos una imagen positiva de quienes son y de lo que hacen. Hay que enseñarles a integrar los errores en el proceso de aprendizaje y no venirse abajo ante las dificultades: todos los problemas tienen solución.
 
 
En tercer lugar, se debe analizar las estrategias cognitivas como la atención, la lectoescritura, la memoria, hábitos de estudio, posibles dificultades de aprendizaje:
En el caso de la atención es muy importante desde pequeños  habituarles a tareas que les ayuden a centrar su atención durante períodos de tiempo apropiados a su edad, porque para aprender es fundamental que sean capaces de concentrarse en la tarea.
La lectoescritura es de vital importancia, tener una buena comprensión lectora y expresión escrita es una clave fundamental y relevante para obtener el éxito escolar en todas las asignaturas y si no las dominan, el edificio se tambalea desde sus cimientos. Hay que ofrecerles modelos adecuados desde pequeñitos y fomentar en ellos el amor por la lectura y la escritura. Si observamos dificultades en este campo, es preciso atajarlas cuanto antes y acudir a un profesional.
La memoria, porque es tan importante es que memoricen lo que estudian como que lo entiendan. Para ello deberán comprender primero y retener después. También conviene que memoricen «de forma adecuada», es decir, relacionando lo nuevo con los conocimientos ya adquiridos. Si se consigue esto, se consigue un aprendizaje significativo muy difícil de olvidar. Ello, es una capacidad clave para el rendimiento académico que se puede ejercitar y estimular con juegos y actividades divertidas.
A veces, el problema radica en que el niño tiene dificultades de aprendizaje o baja capacidad intelectual. En estos casos se precisa una atención especializada cuanto antes. Pero el caso opuesto también puede conllevar fracaso escolar; hay niños con altas capacidades que pueden no ver satisfechas sus necesidades en el colegio (contenidos que se les quedan muy bajos, aburrimiento, intereses diferentes). En ambos casos es prioritario detectarlo a tiempo.
Se debe analizar si el estudiante posee hábitos de estudio adecuados. De nada sirve que se pasen las horas muertas delante del libro si no aprovechan ese tiempo, por lo que, se debería proporcionar técnicas de estudio que les permitan aprender deforma ágil y eficaz. Es importante, que tengan su rincón de estudio, todo alumno debe tener un lugar  libre de distracciones, de las posibles interrupciones de familiares y donde tenga todo su material escolar a mano y ejercitarlos en el trabajo individual, no dejando aparcadas las asignaturas hasta el examen.
La motivación es la capacidad mental que te prepara para iniciar una actividad o una acción con interés y eficiencia. No obstante, si no existe motivación por el estudio habrá una falta de motivación de los chavales por todo lo que conlleva: falta de esfuerzo personal y abandono de sus tareas. Ante esto debemos fomentar en ellos el afán por hacer las cosas por sí mismos y la alegría por conseguir las metas que se marquen. También conviene que les demos una imagen positiva de lo académico: evitemos comentarios sobre lo «rollo» que es el “cole” o “la rabia que da volver a clase el lunes”.
 
 
En suma, el objetivo de analizar los factores que pueden intervenir en el fracaso escolar es solucionar tal hecho, lo cual, se puede conseguir a corto o a largo plazo según las capacidades del estudiante; trabajando adecuadamente con las estrategias adecuadas, de forma constante,  con la colaboración y apoyo de los padres, principalmente.
 
 
 

PADRES SEPARADOS: RECOMENDACIONES DE CÓMO EDUCAR A SUS HIJOS

Posted on June 17, 2012 at 5:26 PM Comments comments (2662)
Cuando una pareja decide ser padres, han pasado de ser dos personas a ser tres o varios miembros; por lo tanto se han convertido en una familia. Parece una decisión sencilla, pero no lo es, porque formar una familia conlleva aspectos implícitos en los que no se suele pensar. Una familia, es crear la unidad más importante de la sociedad y de las personas que la compone porque aporta confianza, seguridad, bienestar,… sobre todo para los hijos, debido a que estos factores forman su futura personalidad, autoconcepto de sí mismos, autoestima. Un niño capaz de afrontar pequeñas dificultades es porque en su ambiente familiar ha sentido seguridad, protección, cariño,…  en la medida adecuada que ha permitido un desarrollo personal favorable para adaptarse a las novedades de su vida diaria.
Por ello, el estilo más adecuado para educar a sus hijos es aquel en el que ambos progenitores caminen en una misma dirección y que consiste en ser muy afectivo, exigente; cálido; estimular la madurez de sus hijos poniendo límites y haciendo respetar las normas; además de ser comprensivos, afectuosos y fomentando la comunicación. Deben ser padres sensibles a las necesidades de sus hijos, que estimulen la expresión de sus necesidades y dejando un espacio para que empiecen a ser responsables y autónomos. La relación entre padres e hijos se debe caracterizar por el diálogo, el consenso como forma para que los niños comprendan las situaciones. Sensibles a las posibilidades de cada niño. Sus normas deben ser coherentes pero no rígidas, prefieren el razonamiento y la explicación más que la imposición, estimular que el niño se esfuerce en conseguir una meta pero conocen el ámbito de las posibilidades de sus hijos. No presionar con aquello para lo que no están aún preparados. Fomentar la iniciativa de sus hijos asumiendo que van a cometer errores dados su inexperiencia. Esto se consigue con un entendimiento, comunicación y diálogo por parte de los progenitores y conlleva a que los hijos sean más felices consigo mismos y eran generosos con los demás; son más competentes socialmente, mayor autoestima, autonomía y responsabilidad, mayor autorregulación y desarrollo moral. Son persistentes en las tareas que emprenden y tienen un buen autocontrol y son competentes socialmente.
 
 
Sin embargo, en ocasiones la pareja debe romperse por diversas situaciones como medida necesaria; como por ejemplo cuando la relación de la pareja se ha vuelto muy conflictiva, en el que no existe amor, ni seguridad, ni apoyo, en donde existe un dolor constante en la pareja, donde se saca a la superficie lo peor de cada uno. En consecuencia, la ruptura formal puede ser la única solución, y por tanto, ésta tiene repercusiones graves sobre los hijos. A pesar de ser un proceso personal extremadamente doloroso y traumático, que suele terminar en divorcio, se considera un remedio contra un matrimonio infeliz, a pesar de que conlleva una experiencia en la que aparecen unos sentimientos intensos de miedo, culpabilidad, rencor o incluso odio, y se convierten en partes integrantes del día a día. Algunos padres, se preguntan si no sería mejor olvidarse de sus deseos personales y seguir con su matrimonio, por lo menos hasta que los hijos se vayan de casa. En la actualidad, esta noción de que las parejas mal avenidas o desgraciadas deben continuar unidas por el bien de los hijos está dando paso al nuevo concepto de que los matrimonios sin esperanza de arreglo, deberían terminarse para salvar entre otras cosas el bienestar de sus propios hijos. Pues se ha demostrado, que seguir juntos por el bien de los hijos no funciona con una pareja en constante conflicto, ya que hace sufrir tanto a los adultos que la integran como a sus hijos. Por el contrario, una ruptura que permite hacer a los padres más felices acabará beneficiando a los niños.
 
 
En estos casos, los padres deben tener en cuenta las posibles reacciones de sus hijos y deben ser conscientes de que deben controlar sus sentimientos, actos, comentarios delante de ellos, en todo momento. Porque ante la separación, al igual que los padres el niño puede tener posibles reacciones puede provocar  reacción de ansiedad, e incluso angustia, durante el conflicto y tras la separación de los padres. Suelen sentir miedo; lloran a menudo por lo que hay que acompañarles en ese momento favoreciendo esa expresión del dolor que sienten; suelen insistir en el deseo de que los padres vuelvan a estar juntos. Hasta que no aceptan que esto no es posible, se muestran muy tristes e infelices. Acabarán aceptando que esto no es más que una fantasía. Algunos se acuerdan del otro progenitor, cuando el que está con ellos les regaña; y desean tanto estar con el otro, que incluso pueden llegar a pensar en escaparse de casa. Llegan a idealizar más al otro progenitor, al ausente, pues sólo recuerda los buenos ratos pasados con éste. Probablemente, aparezcan trastornos en el sueño y en la alimentación.
El momento de tomar la decisión implica que el niño tenga una edad y madurez concreta que también influyen, puesto que cuanto más pequeño es el niño, dispone de menos mecanismos para elaborar lo que está pasando. En consecuencia, suelen aparecer manifestaciones de ello a través del cuerpo: molestias abdominales, vómitos, dolores de cabeza,... Cuando el niño es algo mayorpuede sentirse la causa de dicha separación y, por tanto, sentir gran culpabilidad. Suelen aparecer depresiones con fases más agresivas, repercusiones en el rendimiento escolar, regresiones a edades anteriores (vuelven a surgir comportamientos anteriores, de más pequeños,...) En niños ya más mayores, suele desarrollarse una excesiva madurez en parte positiva, pero a la vez peligrosa que pretende sustituir al progenitor ausente.
Por ello, los padres deben poseer la suficiente asertividad para tranquilizar al niño y recordar constantemente una serie de mensaje como, por ejemplo que: la decisión de separarse es exclusivamente de los padres, ellos han tomado esta decisión porque creen que es lo mejor para todos los componentes de la familia. Los hijos no han tenido nada que ver en esta decisión; los padres no se han separado porque el niño se haya portado mal, pues otras veces lo ha hecho y no ha ocurrido así; resaltar al niño cuántas personas se preocupan por él (abuelos, amigos, profesores,...) y desean que sea feliz, nunca se quedará porque cuenta con el cariño de más personas; seguirá disponiendo de ambos padres, en todos los aspectos que él precise, aunque ya no vivan juntos; siempre que le preocupe algo o se sienta mal, podrá hablar con los padres; ello le hará sentirse mejor; aunque los padres se hayan separado, el niño puede igualmente amar y ser amado; no tiene por qué repetirse esa situación siempre. Los padres demuestran su amor de muy diversas maneras. Pero puedes sentir que tus padres te siguen queriendo si intentan estar contigo todo el tiempo que pueden, si te ayudan cuando lo necesitas y si te escuchan.
Los progenitores no deben olvidar que, a pesar de haber habido un cambio en la familia, no deben sentirse culpables de ello y no se debe caer en la sobreprotección del hijo por pena; se le ha de seguir tratando como a un niño "normal" de su edad, y por tanto, seguir los consejos del estilo anteriormente mencionados. Si no "no le ayudaremos a crecer", acabará comportándose de forma inmadura y más infantil de lo que le corresponde. Porque todas las personas tienen virtudes y defectos y por tanto,  también los padres. Se debería hablar con el niño del otro progenitor con argumentos reales, sin caer en la ficción ni en comentarios de experiencias negativas. Cuando toca día de visita, en el caso de ser unas horas, es preferible que ese día no se llene excesivamente con actividades, pues si se ocupa el tiempo en hacer demasiadas cosas, no hay tiempo para charlar, comunicarse,...
Otro punto importante y más conflictivos de la separación suelen ser: los hijos, el dinero y las nuevas relaciones. Sin embargo, se debe ser objetivo y no intentar poner al hijo de su parte. Hay que pretender solucionar estas cuestiones, sin involucrar a los hijos. Es preferible para los niños, que vuelva a constituirse una familia compuesta por hombre y mujer, aunque uno de ellos no sea el verdadero progenitor; ello reparará los vínculos dañados, aunque requerirá tiempo la aceptación de esa nueva situación por parte de todos.
Para terminar, concluir que, la separación no necesariamente causa reacciones negativas aunque sí algunas de ellas. Pero es una experiencia que se les aporta a su vida y ella le aporta conocimiento a lo largo de su vida, ya que el divorcio no es el único hecho que les perjudica. Muchos de los hijos superan la crisis familiar saliendo de ella reforzados y más maduros, que sus coetáneos pertenecientes a familias unidas. Es decir, se ha comprobado que es preferible para la estabilidad emocional de los hijos, unos padres separados pero felices a unos padres juntos pero que viven sin ninguna relación de amor y con frecuentes peleas.
 

EL TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCION CON HIPERACTIVIDAD.

Posted on April 7, 2012 at 7:17 AM Comments comments (1333)
EL TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCION CON HIPERACTIVIDAD.
 
Últimamente, en la sociedad actual, nos estamos encontrando con cada vez más niños con este trastorno. Ya es habitual encontrar a padres hablando de que sus hijos tienen TDAH y que toman medicación. Pero, ¿qué es el TDAH? ¿Por qué es necesario medicarlos? Seguramente surgirá la pregunta ¿qué diferencia tiene con la dificultad del aprendizaje?
Pues bien comenzando por contestar esta última, para que quede claro desde un principio, la dificultad del aprendizaje es el déficit en la capacidad de aprender y el TDAH es un déficit en la disponibilidad para aprender. 
El Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico, se produce por un impacto del daño cerebral temprano en el curso del desarrollo, ello significa que se ha producido una lesión del sistema nervioso central que altera la región orbital frontal del cerebro. Éste es como un ordenador, pero en vez de microchips tenemos miles de millones de células nerviosas llamadas neuronas. Estas neuronas se comunican entre ellas gracias a unas sustancias llamadas neurotransmisores con un ritmo diferente y por ello cuesta controlar las funciones cognitivas, como la planificación, la organización, la atención o la actividad.
Hay tres subtipos de TDAH: uno de ellos, es en el que predomina el déficit de atención, otro es en el que predomina la impulsividad – hiperactividad, y por último el combinado en el cual, predominan tanto síntomas de desatención como de impulsividad – hiperactividad.
Habitualmente es un trastorno que se diagnostica durante los años de inicio de escolaridad, a partir de los 6 años, cuando se advierte el efecto de los síntomas sobre la adaptación escolar. Aunque puede detectarse y diagnosticarse antes. Cabe señalar que las manifestaciones del TDAH cambian con la edad. En muchos sujetos el exceso de actividad motora y/o vocal se reduce significativamente a medida que avanza la adolescencia y durante la vida adulta. Los niños que han sido diagnosticados de TDAH en la edad escolar, continuaran presentando el trastorno en la adolescencia y lo presentaran también en la vida adulta, puesto que es una capacidad vital, esto quiere decir que dura toda la vida. Afecta al aprendizaje, las relaciones familiares y las relaciones sociales.
Se diagnostica  más frecuentemente en varones (en una proporción aproximada de 4 chicos por cada chica). Los síntomas suelen mitigarse a lo largo de la adolescencia y la vida adulta, sobre todo la hiperactividad y aunque en muchos casos aún persisten durante  este periodo el paciente puede ir compensándolo.
 
 
Los síntomas principales de la atención- hiperactividad.
-         No presta atención o comete fallos por descuido.
-         Le cuesta mantener la atención cierto tiempo.
-         Parece que no oye bien o no escucha.
-         No sigue instrucciones y no termina las tareas.
-         Le cuesta organizar tareas y actividades.
-         Evita las tareas que requieren esfuerzo mental
-         Extravía objetos necesarios para realizar sus tareas.
-         Se distrae con estímulos poco importantes.
-         Es descuidado en las actividades diarias.
 
 
 
 
Hiperactividad:
-         Mueve excesivamente las manos o los pies o se mueve constantemente en su asiento.
-         Le cuesta estar sentado.
-         Salta o corre en momentos inapropiados.
-         No sabe jugar tranquilamente.
-         No puede quedarse quieto y parar, generalmente está activo.
-         Habla de forma descontrolada.
Impulsividad:
-         contesta antes de escuchar las preguntas.
-         No puede esperar su turno.
-         Interrumpe constantemente.
 
 
El niño debe presentar seis o más síntomas de desatención durante un período superior a los seis meses y la repercusión de los síntomas deben inferir su adaptación y desarrollo. Algunos de ellos tienen que haber aparecido antes de los 7 años, estar presentes en dos o más ambientes de los que frecuenta el niño.
 
 
El diagnóstico debe basarse en la evaluación clínica realizada por un médico experto en el reconocimiento y tratamiento del mismo. Tales como pediatras, neuropediatras o neurólogos, psiquiatras infantiles. En ella se debe tener en cuenta que hay un gran número de trastornos en la infancia que pueden presentar síntomas simulares, por lo que pueden presentar síntomas similares, por lo que su diagnóstico exige una evaluación multidisciplinar exhaustiva.
 
 
Después del diagnóstico viene el tratamiento: farmacológico, psicológico, psicopedagógico, pedagógico y familiar.
  • El tratamiento farmacológico requiere de revisiones periódicas al especialista.  Hace mejorar o anular síntomas, reducir o eliminar los síntomas asociados, mejorar el aprendizaje, lenguaje, escritura, relación social, familiar.
  •  El tratamiento pedagógico: orientar a los padres acerca del trastorno, dar pautas de conducta, reeducar las dificultades del aprendizaje asociadas (dislexia, falta de memoria, discalculias, disgrafías, etc.), entrenarle en la resolución de problemas, en las habilidades sociales, en técnicas de relajación.
 
 
Aquellos TDAH que no reciben un diagnóstico y/o tratamiento correctos tiene altas probabilidades de sufrir, a lo largo de su desarrollo un deterioro de su rendimiento escolar, de sus relaciones familiares y de su entorno social. Y lo que es más grave, que dicho deterioro y sus consecuencias se extiendan durante su vida adulta en forma de problemas laborales, dificultades de pareja, consumo de drogas, conductas antisociales y otros trastornos psiquiátricos asociados.
 
 
 
 
 

ACOSO ESCOLAR

Posted on November 23, 2011 at 10:24 AM Comments comments (1223)
¿Qué significa acoso escolar? ¿Un incidente violento que se produce en un momento determinado entre dos compañeros y que no se vuelve a repetir? Por desgracia, no. El Bulling o acoso escolar va más allá de un incidente esporádico entre dos alumnos con alguna diferencia en un momento determinado, implica desde bromas pesadas hasta abusos serios. Son comportamientos no deseados de niños y adolescentes dados que pueden actuar sobre otros de forma individual o en pandilla, provocando efectos frustrantes para sus víctimas. Este tipo de conductas se producen repetidamente y comprende desde agresiones verbales (insultos, burlas) hasta agresiones físicas (golpes, patadas,…); ocasionando consecuencias muy dañinas a nivel psicológico, para quienes las sufren. “Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo,  a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos." Así lo define el primer autor que habló del tema, el psicólogo Dan Olwes, volcado en la violencia escolar tras el suicidio de tres jóvenes.
Fundamentalmente se da entre alumnos de edades comprendidas entre 6 y 17 años. Según estudios, la edad de mayor riesgo en la aparición de la violencia se sitúa entre los 11 y los 15 años, porque es cuando más cambios se producen, cuando pasan del colegio al instituto. Y  sólo 1 de cada 3 de los que lo sufren son capaces de denunciarlo (33%).
El acoso sucede diariamente en los centros educativos, a veces, se ve respaldada por educadores que “quitan hierro al asunto” con la típica frase “es cosa de niños”; pero en ese juego de niños hay uno que se siente humillado, hasta tal punto, de querer acabar con su vida. Nadie debe subestimar el miedo que un niño, niña o adolescente intimidado puede llegar a sentir, ello es, motivo de preocupación. De hecho, es causa de que existan programas educativos de prevención. En el caso de España, Sevilla figura como pionera, puesto que, es importante prevenir y atajar posibles brotes.
Existen distintos tipos de acoso escolar, los cuales, pueden aparecer de forma paralela.
  • Físico: empujones, patadas, agresiones con objetos,..etc. Se da con más frecuencia en Primaria que en Secundaria.
  • Verbal: es el más habitual. Insultos y motes principalmente, también menosprecios en público, resaltar defectos físicos,...
  • Psicológico: bajan la autoestima del individuo y fomentan su sensación de temor.
  • Social: pretende aislar al joven del resto del grupo y compañeros.
Para poder hablar de acoso escolar, se requiere de ciertas características:
  • Debe existir una víctima indefensa atacada por un abusón o grupo de matones,
  • Presencia de desigualdad de poder (desequilibrio de fuerzas), entre el más fuerte y el más débil. Es   una situación desigual, de indefensión para la víctima,
  • Existencia de una acción agresiva repetida, durante un período largo de tiempo y de forma recurrente.
  • La agresión crea en la víctima la expectativa de poder ser blanco de ataques nuevamente.
  • La Intimidación se refiere   a sujetos concretos, nunca al grupo.
  • La intimidación se puede ejercer en solitario o en grupo.
Algunas señales de alarma:  
Cambios en el comportamiento del niño; cambios de humor; tristeza, llantos o irritabilidad; pesadillas, cambios en el sueño y /o en el apetito; dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos; pierde o se deterioran sus pertenencias escolares o personales, gafas, mochila, pantalones rotos, pérdida del estuche, etc. de forma frecuente; aparece con golpes, hematomas o rasguños, dice que tiene frecuentes caídas o accidentes, no quiere salir, ni se relaciona con sus compañeros;  no acude a excursiones, visitas, etc., del colegio; quiere ir acompañado a la entrada y salida; se niega o protesta para ir al colegio.
La mayoría de las veces los padres y profesores son los últimos en enterarse de lo que les ocurre a los chicos. La vergüenza o el miedo a las represalias son los principales motivos.  Esperar a que el asunto se arregle sólo, no sirve de nada, estar informados es la principal herramienta para evitar situaciones desagradables para nuestros niños y adolescentes, e implica, ayudar a las víctimas pero también los acosadores.
 

CREAR HÁBITOS DE ESTUDIO DESDE EDADES TEMPRANAS

Posted on October 24, 2011 at 6:12 PM Comments comments (523)
Ha comenzado el curso escolar, con ello se emprende de nuevo la adaptación de padres y niños a los nuevos horarios: acostadas, levantadas, colegio, tareas extraescolares,... Al transcurso de unos meses, resulta más llevadero porque se han habituado al nuevo ritmo, se ha creado un hábito.
Se entiende el hábito como cualquier comportamiento repetido regularmente, que no requiere de previo pensamiento para ser llevado a cabo, y el cual, es aprendido. Este aprendizaje es un proceso progresivo que conlleva una independencia en la realización de la tarea que se necesite potenciar. Por ello, es importante aprovechar este periodo de adaptación para crear buenos hábitos, comenzando por la organización de los horarios de acostada y levanta: para ello es conveniente se establezcan las mimas horas para que el niño se vaya a la cama y se levante por la mañana sin el menor esfuerzo. Puede resultar difícil al principio, ya que el niño se puede mostrar perezoso, e incluso enojarse,… pero a medida que transcurra el tiempo, él mismo será el que lo realice de forma autónoma, como regla establecida.
 Es importante, delimitar normas desde pequeños, porque un niño que ha crecido respetando límites, rutinas y hábitos (sueño, alimentación, higiene...) no se le presenta muchas dificultades cuando afronte la tarea de adquirir el hábito de estudiar. Sin embargo, aquel que no ha conocido rutinas, límites ni orden le sería muy difícil adquirir un hábito como el del estudio que exige concentración y atención. No obstante, para que ello surja efecto es necesario que exista una constancia y claridad en las normas que se dispongan al niño con la finalidad de que éste las añada a su rutina diaria y consiga la deseada independencia.
Conseguir hábitos de estudio determina el buen desempeño académico y ritmo de trabajo y lo mejor para ello es comenzar su entrenamiento desde el inicio escolar, en edades tempranas. Cuando el niño es pequeño lo ideal es que los padres participen para favorecer la concentración, atención, orden…hacia la tarea, hasta que se establezca una rutina diaria. Puesto que ayudar al niño, no quiere decir que debamos hacerle su trabajo, los padres deben mostrarse interesados por lo que hace y estar dispuestos ayudarle en sus dudas pero solamente el niño debería realizar el trabajo; se le debe exigir y al mismo tiempo animar a confiar en sus posibilidades siempre que se esfuerce. Una vez conseguido esto, la compañía se irá disminuyendo en el tiempo progresivamente. Es decir, si al principio se estaba una hora entera, se disminuirá a 45 minutos, después a 30 minutos, más tarde a 15 minutos hasta que desaparezca la figura del progenitor en la hora de estudio, todo ello con la finalidad de que el niño se haga independiente y  desarrolle habilidades propicias hacia el aprendizaje. En caso, de que el niño requiera de ayuda constante sería conveniente que se consultara con un especialista, pues podría ser debido a un déficit en la comprensión lectora, atención, etc.
No hay que olvidar que el hábito se adquiere a fuerza de repetirlo y no es necesario esperar a que el niño tenga deberes o exámenes. Es muy importante que acabe toda aquella tarea que comience.
            Para favorecer el hábito de estudio, es necesario tener en cuenta unas condiciones necesarias:
  • Hacerlo siempre en el mismo lugar.
  • Tener todo el material de trabajo al alcance de la mano.
  • Planificar o estimar de antemano el tiempo que se dedicará a cada tarea.
  • Hacerlo siempre a la misma hora: durante la semana las primeras horas de la tarde y los fines de semana en las horas posteriores a levantarse, son los momentos más aconsejables.

PEDAGOGÍA Y LOGOPEDIA: DOS RAMAS DIFERENTES

Posted on September 6, 2011 at 10:51 AM Comments comments (1203)
La sociedad actual se caracteriza por continuos cambios, para dar respuesta a ellos se desarrollan nuevas especializaciones con el propósito de abarcar las necesidades que tales transformaciones producen en la sociedad, ofreciendo así, servicios que las satisfagan. Ello provoca confusión y desconocimiento de la utilidad de ciertos profesionales, como es el caso de labores relacionas con la tecnología, salud e imagen personal.
 
 
 En el caso de la pedagogía, es una ciencia que ha estado evolucionando a lo largo de toda la historia, a través de aportaciones didácticas y metodológicas con el objetivo de beneficiar el aprendizaje del individuo, implicando la evolución de la sociedad. Aún así, existe el desconocimiento o confusión de la provecho de tal profesión y es frecuente preguntarse para qué o qué es un pedagogo o un logopeda. No obstante, tanto uno como otros llevan muchos años ofreciendo sus servicios de forma privada o pública.
La logopedia:
     Trata los problemas, disfunciones o retrasos que se presentan en los campos del habla, del lenguaje, de la voz y de la comunicación.
     Se trabaja desde el campo cognitivo, físico y fisiológico.
     Con personas de cualquier edad, sea cual sea la causa (funcional, orgánica o adaptativa) que origina los trastornos.
     El área de actuación de la logopedia y el ejercicio de la profesión se desarrolla en varios entornos:
·        atención temprana,
·        centros educativos como personal no docente,
·        gabinetes privados, centros de especialidades médicas, hospitales,
·         grupos de investigación lingüística, etc.
Por tanto, es un profesional que se encarga diagnosticar y rehabilitar ciertos trastornos o disfunciones implicados en el vocablo y comunicación. Se ocupan de varios aspectos:
-         Tono muscular y actitud corporal.
-         Relajación
-         Respiración y coordinación fonorespiratorio,
-         articulaciones.
-         Rehabilitación de la voz,
-         Rehabilitación de la deglución (tragar).
La pedagogía:
     Se ocupa de la educación y la enseñanza.
     Proporciona asesoramiento para planificar, ejecutar y evaluar procesos de enseñanza y aprendizaje, aprovechando las aportaciones e influencias de la psicología, la sociología, entre otras.
     Estudia la educación en todas sus vertientes: escolar, familiar, laboral y social.
     Áreas profesionales son:
·        Diagnóstico pedagógico y psicopedagógico,
·        Formación laboral y ocupacional,
·        Técnicas individuales y grupales de aprendizaje
·        Educación de adultos,
·        Educación para la salud,
·        Educación ambiental,
·        Orientación escolar y familiar.
Así pues, el pedagogo es el profesional de la educación encargado de gran variedad de áreas implicadas en el aprendizaje de las personas, con aptitudes para planificar y elaborar estratégicas que desarrollen las habilidades intelectuales y actitudinales, que faciliten la evolución académica y personal del alumno. Es una disciplina que sirve para prevenir y corregir trastornos relacionados con el aprendizaje, como por ejemplo:
 
 
-         Trastornos de atención e hiperactividad.
-         Trastornos específicos de la lectura: dislexia.
-         Déficit de memoria.
-         Discalculia, trastorno del cálculo.
-         Trastorno del aprendizaje no verbal.
-         Procesos de aprendizaje de la lectura y la escritura.
-         Retraso mental.
-         Educadora familiar.
-         Habilidades sociales.
-         Técnicas de estudio.
-         Estimulación cognitiva:
-         Razonamiento, percepción, atención – concentración, calculo, memoria, …
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

SEGUIR ESTIMULADO EN VERANO

Posted on June 3, 2011 at 3:23 PM Comments comments (4086)
La época veraniega está caracterizada para niños y adolescentes, por laausencia de clases, interrupción de las obligaciones diarias y sobre todosalidas a la playa, juegos, televisión…Todo el mundo necesita de un tiempo de descanso y desconexión, peroen el caso de los niños no deben olvidar lo que han aprendido, dejar delado ciertas responsabilidades y sobre todo continuar motivados haciaal aprendizaje. Por ello, es recomendable se dedique un tiempo diario ala lectura, al repaso de contendidos del curso, para evitar que la vuelta alnuevo curso no les resulte inadvertida.Si las notas de sus hijos no han sido demasiadas buenas, sería oportunoque se buscasen medidas y analizasen los factores que han influido entales resultados, quizá tenga alguna dificultad del aprendizaje, no sepaafrontar las tareas o los exámenes, no comprenda los enunciados… Si sebuscan soluciones antes del nuevo curso, el niño desarrollará sushabilidades intelectuales y afrontará con más optimismo los contenidosacadémicos.Por regla general, los niños y adolescentes con problemas deaprendizaje suelen tener un nivel de inteligencia normal. A pesar de ello,muestran serias dificultades en una o varias área académicas (lectura,matemáticas o expresión escrita). Su rendimiento escolar está pordebajo de lo que se espera para un niño de su edad. Muchos de ellos,además, les cuesta mantener un comportamiento adecuado en la clase.Ello puede deberse a una anomalía en el sistema nervioso que impiderecibir, procesar o comunicar la información. Estas anomalías puedenser consecuencia de la predisposición genética, los problemas duranteel embarazo, etc.

Rss_feed